¿Qué es Baikal?

Baikal es una comunidad de personas que buscan expandir su universo para pensar mejor, entender más de lo que nos rodea y de nosotros mismos, aprender a disfrutar de las cosas buenas de la vida -aun aquellas que no puedan ser entendidas- y encontrar amigas y amigos con quienes compartir el camino.

Preferimos el espíritu renacentista donde las disciplinas no están arbitrariamente separadas y se pueden integrar distintas dimensiones de la experiencia humana. No somos una escuela de negocios ni una de filosofía, no somos una empresa de entretenimiento ni un laboratorio de ciencia y tecnología, no somos un fondo de inversión ni un taller de arte, no somos una desarrolladora de empresas ni un grupo de amigos, no somos un think tank ni un centro cultural. Somos todas esas cosas juntas y lo que resulta de combinarlas. Estando atentos a lo que ocurre día a día, buscamos miradas tangenciales que puedan aportar algo distinto y valioso a lo que se escucha en los medios tradicionales.

Baikal es un espacio de experimentación. El objetivo es entender a fondo lo que pensó quien está desde hace años con cada uno de los temas. Nuestros profesores son líderes en sus campos y siempre buscamos a los mejores de cada área que puedan transmitir conocimiento con el estilo de Baikal: informal, cercano, accesible, lejos de lo académico y pretencioso. Cursos, talleres, seminarios, encuentros, diversas instancias que buscan abrir la puerta a pensar, a reflexionar, a cuestionar, debatir. Invitamos personas a las que admiramos para escuchar sus ideas y propuestas, para generar conexiones, para exponernos a más estímulos y salir por unas horas de la coyuntura cotidiana.

En verdad, no sabemos qué es este proyecto. Porque, hasta ahora, no conocemos nada parecido. Hacemos camino al andar. Nos gusta una frase que dice: “la humanidad siempre encontró su camino porque nunca supo a dónde iba”. Si te gusta lo auténtico aunque sea incierto y la exploración aunque sea desordenada, si pensás que estamos acá por un rato y que vale la pena hacer las cosas a fondo, tal vez te interese mirar qué estamos haciendo y sumarte. Celebrar con nosotros las ideas de la humanidad y, ojalá, crear algunas nuevas.

Si querés probar un poquito de Baikal, la puerta de entrada es esta membresía:

¿Por qué sumarte a Baikal?

 

Cuenta la historia que una vez hubo unos locos que se aburrieron de la telaraña de la vida cotidiana y se empezaron a juntar para conversar sobre cosas que realmente les interesaban y crear algunas cosas nuevas.

Mientras muchos cuerdos producían más bienes y servicios que ya existían y estudiaban para llenar currículums para que los dejen producir más bienes y más servicios, estos locos se pusieron a leer a Platón, a explorar nuevos intereses, a tratar de entender en serio cómo funcionan las cosas, a invertir, a crear empresas que impacten el mundo de verdad, a escribir, a descubrir joyas de la cultura universal. Se negaban a que los encasillen. Pensaban que el mundo tenía pinceladas extraordinarias y mucho por hacer y que no tenía sentido vivir una vida de zombies ni de robots. Pensaban que se podía crear riqueza a gran escala y a la vez disfrutar de las maravillas del mundo. Y pensaban que cuanto más mejoraban su mente más riqueza podían crear y más sensibilidad para disfrutar desarrollaban.

Llegaron a pensar que con una decisión bien tomada podían tener mucho más impacto que con años de trabajo automático. Llegaron al extremo de creer que valía la pena pensar.

Algunos por suerte reaccionaron rápido y se dieron cuenta de que todo esto era una pérdida de tiempo. Que realmente no se podían dedicar a estas tonterías y que tenían que volver a hacer cosas útiles. Pero muchos locos persistieron.

Estos locos estaban tan locos que creían que las cosas se podían medir con un poquito más de tiempo y que si venían a una reunión, esa reunión aislada no tenía sentido, pero si venían a muchas, durante mucho tiempo, en su cabeza empezaban a emerger mapas que los hacían pensar de otra manera, que transformaban su mente.

Los locos se anotaban en cursos sin que les digan el programa y hasta algunos se anotaban en membresías sin que les anticipen el contenido. La gente cuerda reclamaba programas y ellos insistían en confiar en que cuando alguien hace algo que no está enlatado para vender, ese algo puede estar bueno en serio.

Bertrand Rusell dice en «Historia de la Filosofía Occidental» que lo que constituye a la civilización es poder pensar y actuar a largo plazo. La agricultura de hecho fue posible gracias a que los humanos pudimos empezar a sembrar (gastar energía) algo que consumiríamos (tal vez) en varios meses. Todo lo que logramos en la humanidad, todo lo que nos diferencia de las bestias, está basado en esto.

Hay cosas que tienen retornos marginales decrecientes: si 10 días seguidos comemos asado, es muy probable que el día 10 no lo disfrutemos tanto como el del día 1. Pero hay cosas que tienen retornos marginales crecientes: si leemos a Borges por quinta vez lo disfrutamos más que la primera. Y si invertimos habiendo analizado muchísimas inversiones, invertimos mejor que cuando invertimos por primera vez.

De eso se trata Baikal: de un grupo de personas que quieren jugar juegos de largo plazo con retornos marginales crecientes. Que aman construir mapas para entender cada vez más, pensar cada vez mejor, actuar cada vez mejor y disfrutar cada vez más. Que entienden que Baikal «hace efecto» en el tiempo y que cuanto más te metés, más sacás.

Baikal no es sus clases, es el efecto emergente de combinar ideas en el tiempo.

Si queres ver de que se tratan las membresías.

¿Qué dicen nuestros alumnos?

“Baikal es todo lo que está bien. Mi gran hallazgo del 2020.”
Sofia Soubie

"Que potentes los cursos en Baikal , que por lejos, es lo mejor que me pasó en el año. Me cambió la vida."
Leandro Cuello

"Arranqué la mañana aprendiendo a hacer una app. Después me sumergí en el mundo del gaming y el entretenimiento. De ahí, me pasearon por la historia argentina y terminé en Marte, con Ptolomeo, acertijos y cortes de luz. Así son mis días en Baikal. ALUCINANTES!" 

Gabriela Seijo

"Lo que están haciendo en Baikal es revolucionario." 

Fernando Salem

"¿Cuál fue la última buena idea que tuviste? La membresía en Baikal dije."

Diego Segura

"Es un ámbito muy original, físicamente salido de un dibujo de Escher, que irradia un montón de conocimiento de una manera muy particular y desconocida hasta hoy en nuestro país, destinada a todos aquellos que quieran enriquecer sus vidas."
Alberto Naisberg

"Que droga es Instituto Baikal"
Mariana Jasper

"Educarse es una tarea de toda la vida.
Daniel Molina

"Participé de un encuentro de Baikal sobre “Introducción a la música de Mozart”, y me impresionaron 3 cosas: 1. La cantidad de asistentes. 2. La multiplicidad de perfiles y rango etario de los mismos. 3. La calidad profesional del instructor." 
Marta Cruz

"Muchas de las cosas que no sabía dónde aprender las pude aprender acá. Si te interesan esas cosas que se caen entre las grietas de la educación formal, probablemente lo encuentres en Baikal."
Pablo

“Es un magnetismo hermosamente inexplicable”
Vero Araujo

"Creo que Baikal me está cambiando la vida."
Alberto

"Conocer Baikal es de las mejores cosas del 2020. Ojalá muchísimos más puedan disfrutarlo. Hay que hacerlo conocer más aún! Muchas gracias @garbulsky @sebacampanario @bilinkis @emilianchamorro y demás integrantes por hacerme parar la pelota y pensar más."

Alex Aberg Cobo

"La verdad que todo lo de Baikal es buenísimo, pero esto que empezó hoy es tremendo! La cantidad de disparadores que me llevé es una locura!" 

Fer Mandarín

"Empiezo a notar mi adicción por las clases en Baikal. Una curaduría increíble de expertos y temas. Gracias Emiliano Chamorro y equipo por hacerlo posible." 

Fran Moreno Ocampo

Suscribite para expandir tu universo

× ¿Cómo podemos ayudarte?